Workshop: ¿Qué es y cómo organizarlo?

El término workshop, procedente del inglés y cuyo significado es taller, se ha hecho muy popular en los últimos años en nuestro país. Esto se debe principalmente a que se trata de un tipo de formación muy interesante para que los empleados puedan adquirir nuevos conocimientos y habilidades.

¿Qué es un workshop?

Un workshop es un evento de formación o taller práctico en el que un grupo de profesionales o los empleados de una empresa se reúnen para aprender nuevas habilidades o adquirir conocimientos.

Estas formaciones se caracterizan por realizarse de forma intensiva, es decir, el objetivo de un workshop es adquirir un nuevo talento o habilidad de la forma más rápida y práctica posible, de forma que los empleados puedan aplicar o antes posible sus nuevos conocimientos en el trabajo diario.

A diferencia de las conferencias y cursos más tradicionales, los workshops se caracterizan por ser más dinámicos y directos, fomentando la participación de los asistentes y tratando de que adquieran los conocimientos necesarios para resolver problemas concretos en su puesto de trabajo.

¿Por qué organizar un workshop o taller de trabajo?

La razón principal para organizar un workshop es su corta duración. Estos talleres de trabajo suelen desarrollarse en una única sesión y tienen una duración inferior a las 4 horas. De esta forma, los asistentes pueden adquirir rápidamente nuevas habilidades. Además, los workshops fomentan la participación y la interacción de los asistentes, creando un formato mucho más dinámico y colaborativo.

Este tipo de eventos no se limitan a la empresa. También es posible organizar talleres abiertos al que pueden asistir todo tipo de profesionales del sector. Este tipo de eventos fomentan el networking y creación de nuevas relaciones profesionales entre los asistentes.

¿Cómo organizar un workshop?

Existen algunos aspectos esenciales para organizar un workshop con éxito. El lugar en el que se desarrollará el evento y el material de apoyo utilizado durante el taller son dos de los elementos clave para realizar un workshop exitoso.

Elección del espacio en el que se desarrollará el taller

La elección del lugar adecuado para llevar a cabo el workshop permitirá que el evento se desarrolle de forma satisfactoria y la experiencia de los asistentes sea la adecuada. La sala de reuniones elegida debe contar con la iluminación adecuada y un mobiliario acorde al tipo de formación que se va a desarrollar.

Los asistentes deben sentirse cómodos en el espacio y, además, éste tiene que facilitar la comunicación y el trabajo en equipo, característicos de este tipo de talleres formativos.

La ubicación del lugar en el que se realiza la reunión también juega un papel fundamental a la hora de organizar un workshop con éxito. La elección de una mala ubicación puede provocar que los profesionales no asistan al evento. Así pues, es importante optar por un lugar céntrico y de fácil acceso para motivar la asistencia.

Hacer uso de material de apoyo adecuado

La sesión de formación debe desarrollarse con material de apoyo que ayude a los participantes a seguir la formación, fomentando la concentración de los asistentes. Este material de apoyo también puede incluir información adicional que los profesionales pueden llevarse a casa para ampliar los conocimientos adquiridos en el workshop si lo desean.

Durante la sesión, también es interesante disponer de material visual que ayude a asimilar los conceptos expuestos. El uso de estos materiales dependerá de la persona a cargo de la formación y la forma en que quiera que se desarrolle el evento.

La organización de un workshop permite a los asistentes adquirir nuevas habilidades de forma rápida y práctica, pudiendo aplicarlas rápidamente en el día a día en su puesto de trabajo.